Dolor de cuello que no mejora con masaje tradicional: un caso de éxito

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Valorado con 6 voto/s de 4,67 estrellas ( 5 valoración máxima)
Cargando…

Dolor de cuello que no mejora con masaje tradicional: un caso de éxito

Un dolor de cuello que no mejora es quizá una de las molestias más incapacitantes que existen para afrontar nuestra apretada agenda diaria. A lo largo de mi carrera profesional he tenido muchos casos en que me consta que he ayudado a mejorar la calidad de vida de decenas de personas.

Tratamiento con técnicas de masaje de terapias alternativas para el dolor de cuelloPero hoy os voy a contar un caso de éxito que considero especial. Especial por varias cosas: porque se trataba de una mujer joven, colega de profesión y porque mediante la medicina alternativa el dolor de cuello desapareció en sólo dos sesiones… Este caso podrá servir a mis alumnos y, en general, a todos los alumnos de Centro Vitam, a aprender a hacer un diagnóstico correcto y a abordar el tratamiento de forma integral, echando mano de diferentes conocimientos…

Ficha del paciente con dolor de cuello

  • Género: mujer
  • Edad: de 35 a 40 años.
  • Profesión: profesora de yoga y masajista profesional.
  • Síntomas: fuerte dolor de cuello.

Primero, el interrogatorio clínico…

María (es un nombre ficticio) llegó al centro con un dolor de cuello muy fuerte que no respondía a ningún tratamiento médico convencional ni tampoco a masajes. Como tengo muy claro que el interrogatorio clínico anterior a la sesión es quizá lo más importante del tratamiento, hice a María muchas preguntas al tiempo que realizaba la exploración para determinar el origen del trastorno y las posibles opciones de tratamiento.

Realizo la exploración comenzando por vértebras y tejido blando y continúo por la estructura ósea, en concreto, las cervicales. Obervo una rectificación de cuello bastante considerable, y lordosis cervical bastante disminuida. Además, se nota una hipertonía muscular en trapecios y musculatura paravertebral cervical. Al examinar la flexión y extensión del cuello, observo que al realizar la extensión, le duele y suena.

Pienso en qué debo de hacer… Si me propusiera aminorar el tono muscular de dichos músculos a través de inhibiciones musculares, tendría la misma respuesta que tuvo anteriormente con los otros terapeutas. Pero ante una hipertonía, contractura o espasmo muscular, las inhibiciones son el mejor tratamiento junto a las técnicas TIN (Técnicas de Integración Neuroestructural), o por lo menos, son las que mejor resultado me han dado a mí siempre.

Lo primero que hice fue pedir un voto de confianza a la nueva paciente. Le comenté que podíamos tratar su dolencia durante unas cuantas sesiones para ver si mejoraba, pero si no fuera así, no iba a engañarla y dejaríamos el tratamiento.

Comienzo del tratamiento para el dolor de cuello

En la primera sesión le dediqué un tiempo a unas inhibiciones suaves a la vez que tocaba toda la musculatura cervical. Después, empleando la técnica miofascial en el músculo afectado, comprobé que las fascias estaban muy tensas, sobre todo la hoja prevertebral de la fascia colli. Las fascias son el tejido conjuntivo que separa los músculos, y que hace de vehículo de la energía. Decidí entonces sentar a la paciente en una silla en lugar de continuar con el tratamiento en posición tumbada.

Por formación, yo suelo tratar desde el masaje tailandés, sin duda el que considero más completo. Pero en este caso pensé que había una técnica mejor para ayudar a María. Una vez sentada, me dispuse a realizarle una liberación fascial de cuello. Esta técnica, que combina bioenergética (masajes bioenergéticos) e inducción miofascial, se ejecuta con movimientos suaves y lentos de la cabeza, a los que dediqué unos 10 o 15 minutos. Es tan suave y placentera que el paciente puede llegar a experimentar una relajación extrema cercana a la ensoñación.

Una vez realizada la liberación fascial, los movimientos de cuello reducen progresiva y lentamente hasta llegar a su final. Con la cabeza ya erguida de forma natural, pregunté a María cuáles eran sus sensaciones en el cuello, y tras mover éste de forma activa en todas las direcciones, no daba crédito… Tenía mucha más amplitud de movimientos y el fuerte dolor de cuello había desaparecido con la aplicación de estas técnicas propias de la medicina alternativa.

Para comprobar la evolución, le di cita en una semana. Me comentó que había dormido como nunca y que en los sueños había experimentado sensaciones extrañas pero placenteras. El dolor de cuello prácticamente había desaparecido, pero volví a realizar el mismo tratamiento. Ya no hizo falta que volviese más.

Conclusiones

Siempre que hay una liberación fascial, se produce otra liberación energética y, en mi opinión, el problema del dolor de cuello de la paciente no era muscular, sino energético. Quizá el trabajo, la pareja o el estrés fueran lo que producía esa tensión, pero sea lo que fuere, tuve claro con el interrogatorio y la exploración inicial que este dolor de cuello no se podía tratar de forma convencional.

Curso de terapia bioenergética y biomagnetismo

Tratamiento para el dolor de cuello con Curso de terapia bioenergética y biomagnetismo

Quizá este caso de éxito que he desgranado aquí haya despertado tu curiosidad sobre estas técnicas relacionadas con las terapias naturales… Si es ese el caso, quiero que sepas que en Centro Vitam disponemos de cursos de terapias alternativas en Madrid impartidos por los mejores profesores de cada especialidad. Son cursos teórico-prácticos, con muchas horas de prácticas reales, que te capacitan para ejercer como terapeuta. En concreto, nuestro curso de terapia bioenergética y biomagnetismo es un curso exclusivo de Centro Vitam que puedes realizar dedicando un domingo al mes durante 9 meses. Es ideal para completar tus conocimientos en otras técnicas si ya eres terapeuta profesional, o bien para iniciarte en el mundo de las terapias naturales.

Si tienes dudas, o quieres comentar algún aspecto de las técnicas de las que hablo en este post, puedes comentar aquí abajo.  Estaré encantado de contestarte 🙂


Deja una respuesta