Masaje tailandés de aceites

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Valorado con 1 voto/s de 5,00 estrellas ( 5 valoración máxima)
Cargando…

Masaje tailandés de aceites

El masaje tailandés de aceites, más conocido como thai oils o con su nombre tailandés nuad nam man, es una de las terapias más demandadas en la actualidad. Es una terapia milenaria, basada en el masaje tradicional tailandés, que se ha practicado en Tailandia durante miles de años.

masaje tailandés de aceites en Madrid

Se cree que el masaje tailandés, fue desarrollado hace más de 2500 años por Jivaka Kumar Bhaccha (Shivago Kompara), el médico y  amigo de Buda que tenía un conocimiento tremendo de la medicina. La mayoría de los terapeutas tailandeses creen que Shivago, es el inventor de la medicina tradicional tailandesa. También se le conoce como el “padre médico” y siempre que un terapeuta  tailandés practica cualquier masaje o técnica curativa, suele dar gracias al padre médico antes y después del masaje.

Sin duda, con una raíz claramente instaurada en india, el masaje tradicional tailandés se desarrolló, gracias a la cultura autóctona, mediante un masaje, denominado en seco. Esto es, sin usar cremas o aceites. También hay que tener en cuenta la localización geográfica de Tailandia. Entre India y Bali, que son dos referentes del masaje con aceites.

Redescubrimiento del masaje tailandés de aceites.

Durante siglos el masaje tailandés de aceites o nuad nam man se practicaba en un ámbito más rural y familiar. Los extranjeros que empezaban a visitar Tailandia, descubrieron que el masaje tailandés de aceites,  era más agradable de recibir que el masaje tradicional tailandés. El nuad nam man  utiliza deslizamientos lubricados con aceites enriquecidos con esencias florales. Estos deslizamientos son aplicados al paciente con diversas partes del cuerpo del terapeuta, como manos, dedos, antebrazos, codos e incluso rodillas.

Sin duda tiene una base ayurvédica palpable. Pero la influencia balinesa posterior también se hace notar en el desarrollo del masaje.

Los nativos tailandeses se dieron cuenta, del potencial tanto económico, como terapéutico del masaje tailandés de aceite. Y comenzaron a evolucionarlo de nuevo a finales del siglo XIX.

Lo adaptaron a los gustos extranjeros, haciéndolo un poco menos intenso y dando mucha importancia tanto al tipo de aceite, como a las esencias florales adecuadas a cada paciente. Esto gustó mucho a los extranjeros que comenzaron a consumirlo por todos beneficios que sentían al recibirlo.

Desarrollo del masaje tailandés de aceites.

Cuando alguien decide recibir un masaje tailandés de aceites, tiene que tener en cuenta varias cosas. La principal es que, al conllevar la aplicación de aceites, el cuerpo luego se encontrará algo untuoso. Siempre se dan varias opciones como puede ser una ducha posterior, pero esto es algo altamente desaconsejable, porque perderíamos gran parte de los beneficios hidratantes y nutritivos de los aceites que usemos.

Masaje thai oil Madrid con aceites esencialesNosotros, en Centro Vitam, siempre aconsejamos no ducharse en unas dos horas y proporcionamos unas toallas para quitarse el exceso de aceite que haya quedado en la piel.

También debemos tener en cuenta las posibles alergias tanto a aceites como a esencias.

En centro vitam, usamos un aceite de primera presión en frío aromatizado con esencias de lavanda y lemongrass o hierba limonera.

Una vez que nos disponemos a  recibir nuestro masaje tailandés de aceites,el paciente se encuentra desnudo con tan solo una pequeña ropa interior, normalmente desechable. Tapado con toallas, que el terapeuta va moviendo, según se desarrolla el masaje thai de aceites.

Al igual que el masaje tradicional tailandés, el nuad nam man trabaja una serie de líneas energéticas corporales, también denominadas líneas “sen”. Mediante el deslizamiento a través de dichas líneas, conseguimos un mejor fluir de la energía corporal. Pero también conseguimos un estupendo drenaje linfático que favorece la eliminación de toxinas y un mejor metabolismo en general.

El resultado final es un masaje en el cual, no se sufre en absoluto, y se obtiene un estado de placer y paz interior difícilmente igualable por otras terapias. Pero lo mejor es que este resultado, se prolonga en el tiempo, dejándonos una agradable sensación de bienestar corporal y espiritual.

Si queréis probar esta técnica milenaria, no dudéis en poneros en contacto con nosotros  a través de nuestra formas de contacto expuestas en esta web. Y preparaos para sentir un verdadero placer asiático en pleno centro de Madrid.


Deja una respuesta